31 de enero de 2011

Three of a Perfect Pair

Tengo el recuerdo patente de la última vez que te hice llorar, me acuerdo perfecto de lo que sentía en ese momento: indiferencia.

Estaba claro desde hace días que algo olía mal, no se necesita un sexto sentido para darse cuenta de ese tipo de cosas. Me acuerdo perfecto de lo que sentía en esos días: indiferencia.

También estaba concentrado en todos tus defectos, errores y mentiras que me hicieron ser una peor persona contigo.

Es raro ver hacia atrás los últimos 5 meses y experimentar sentimientos que no se daban hace tiempo; extrañarte como nunca he extrañado a alguien, tanto en las cosas pequeñas como los eventos importantes, la soledad absoluta y un nudo en el alma con el que me ha costado mucho lidiar.

Te intenté reemplazar, cosa que desde un principio fue un mal plan, de partida porque no hay 2 personas iguales y porque tratar de encajar a otra persona en un molde predeterminado es imposible. Cosas tan triviales como disfrutar algo tan bonito como Invocation & Ritual Dance of the Young Pumpkin, ver un video de un pequeño mamífero alimentándose o ir al rincón urbano.

Solo espero que se me pase pronto, volver a ver lo malo y no ahogarme en los buenos recuerdos, vivir en paz con las decisiones que tomé y... move on for fucks sake.

1 comentario:

Alarico dijo...

es cuatica esa sensación y es mucho más común de lo que nos gusta darnos cuenta. Espero que ya estes mejor.