11 de agosto de 2009

You're only as good as your last picture

Son situaciones como esta las que sacan al emo que llevo dentro*.

Es terrible darse cuenta que uno da muchas cosas por sentado, y es solo cuando amenazan con desaparecer que realmente les tomas el peso. Y no estoy hablando de polola ni plata, hablo de la familia. Siempre han estado ahí para mi, y uno crece (obvio) pensando que siempre estarán.

Y no es así (claramente), nuestros papás envejecen y eventualmente se mueren. Va a pasar sí o sí, nos guste o no. Y cómo me consuelo entonces, me pongo a creer que en verdad se van a ir un lugar mejor (?), atesoro todos los buenos momentos que paso con ellos para que sigan vivos en mi memoria? Pucha que es diferente tener una idea/noción de algo vs sentirlo y vivirlo. Puede que esté viejo pa esto (o quizás soy demasiado inmaduro), pero es primera vez que el tema de la mortalidad me toca tanto.

En fin, hoy (ayer) no fue un buen día y estoy muy triste, es súper emo escribir esta wea en un blog que lee todo el mundo, pero bueh, lo hice y qué.


* recuerdo hace 3 o 4 años, estaba conversando con mi hermano y me preguntó a que tribu urbana yo pertenecía; yo respondí que a ninguna: veo animé pero no soy otaku, tenía fotolog pero estaba lejos de ser floger, escucho metal pero no soy metalero, juego consolas pero no soy gamer, y un largo etc; nunca me he sentido cómodo siendo "parte de algo". Después de un rato de reflexionar me mira y me dice: "Yo creo que si fueras de una tribu urbana, serías emo". True story.

1 comentario:

beatroz dijo...

que pasó?:(