11 de abril de 2008

Poniéndome al día: Conciertos

Quizás sea exagerado ponerlo en plural, ya que fue 1 solo, pero qué concierto, ya que fui a ver al maestro Rod Stewart.

La custión era a las 21:00 el martes en el San Carlos de Apoquindo, y por experiencias previas (Bjork), sugerí que nos fueramos temprano para allá porque el taco se vuelve insufrible. Salimos de acá a las 19:00 (se lo tomaron bastante en serio) y nos estacionamos bastante cerca. Una vez adentro, nos fueron a dejar a nuestros asientos y pasó lo mismo que para Miguel Bosé (vean el link si no saben a lo que me refiero). Esta vez no fue tan crítico, ya que los asientos estaban más atrás (porque había un gran foso que separaba el escenario del resto del mundo), asi que no quedamos con tortícolis.

Para hacer hora, tenían puesta la pantalla gigante del estadio con el Alfredo Lewin y la Rayén Araya conversando sobre puras weas para matar el tiempo. Tengo que decir que me gustó la idea, aunque fuera puro relleno descarado, hizo que la espera se hiciera mucho más corta. Y pasadito las 21:00 hrs, partió un video muy chistoso (no tanto como el de Ozzy, pero de la misma onda) y salió el tipo a cantar.

Fueron 2 horas que se sintieron como 30 minutos, porque fue temón tras temón, sin misericordia, y el tipo sigue con la misma voz de siempre, notable. Se me olvidó llevar tapones (big mistake), y se escuchó muy fuerte (como no, si estábamos a metros de los parlantes, casi que quedé peinado pa atrás). A veces el acompañamiento se comía la voz de Rod, sobretodo cuando entraban las guitarras.

Algo notable del concierto, eran los músicos que trajo, o mejor dicho, las músicas. Había una tipa que tocaba el saxo de maneras descaradas, otra que tocaba el violín y la mandolina y otra que tocaba las guitarras acústicas y otro instrumento parecido a una marimba. Todas muy guapas.

Entre las "celebridades" que me tocó ver de cerca, estaba el Negro Piñera, la loca de las noticias del 13 y el guatón Morandé... no es como que me interese, pero de todas maneras quise ponerlo.

Como siempre, un par de fotos del concierto, para que vean lo cerca que estábamos

Todo un showman, de verdad que da gusto ver tal desplante en el escenario

Por muy cerca que estuviera, tocarlo era imposible; de verdad que había un foso, con cocodrilos y todo. Atrás se puede ver a la violinista.

Dentro de todo, un muy buen concierto, nada de que quejarme (aparte de la disposición de las sillas, pero con eso Rod Stewart no tiene nada que ver)

No hay comentarios.: