8 de diciembre de 2007

Anormal!!


Eso era lo que le gritaban a este personaje anoche en el ONACIU, local al que fui con Pablo y su Polola.

Yo tuve el privilegio de conocer a los Electrodomésticos en vivo, el 2004 por esta misma fecha, mismo año en que habían recién estrenado su disco "La Nueva Canción Chilena". Me invitó mi difunto amigo Tomás Baeza (Toffee para los amigos), junto con una tropa de "freaks" a La Perrera. En esa ocasión, no me acuerdo a que hora partió, pero habían otros grupos tocando (recuerdo "La Patogallina Sound Machine") y el ambiente era a toda raja. Yo no los conocía, pero luego me enteré que lo que vi en el escenario fue a Carlos Cabezas, Silvio Paredes, Gabriel Vigliensoni (o como se escriba) y a Edita Rojas, brindando uno de los espectáculos más bizarros y potentes que he visto. Me acuerdo patentemente un momento en que todo el mundo estaba en trance y "el vocalista" lo único que hacía era hablar. Yo no entendía nada... claro po, si nunca había escuchado "Yo la quería".

Luego esa formación murió, Silvio Paredes agarró su Chapman Stick y formó su propio grupo y se dedicó a organizar festivales de Stickistas y a fomentar el instrumento. Por su parte Cabezas siguió con su proyecto solista, pero que yo sepa, no ha grabado/sacado ningún disco, lo cual es una pena.

Recibo una llamada de Pablo que me dice que va a tocar Carlos Cabezas en un local de Bellavista, yo no lo pienso 2 veces: VAMOS! La cosa parte a las 11:00pm, así que juntémonos a las 10:00pm en alguna parte, conversamos y vamos para allá, perfecto.

La barra era harto bonita... y tenían una variada gama de cervezas premium

A las 11:00pm estábamos ahí y el panorama era... desolador. Eramos 6 personas en el local (4 lucas la entrada, ouch!), y la cosa no tenía niuna pinta de querer partir. OK, yo entiendo, es Carlos Cabezas, y a nadie le hace gracia tocar frente a 6 personas, niun brillo po. Nos quedamos sentados tomando y conversando y empezó a pasar la hora... iba llegando gente, pero de a poquito, como si fueran cayendo con gotario. Al fin a las 1:30am hubo señales de que algo pasaba (una mini luz en el escenario), momento en que nos paramos y nos pusimos a bailar para pasar un poco el rato. No fue si no hasta las 2:00am que se subió Cabezas al escenario y comenzó el show.

Las expresiones faciales de Cabezas... highlight del show

El show estuvo... INCREIBLE. Pocas veces tengo la oportunidad de estar en una tocata (porque no le daba nica pa concierto) en el cual me se casi todas las canciones, de poder cabecear y disfrutar plenamente de la música. Tocó todas las canciones tocables en vivo (porque hay otras que me gustan, pero es obvio que en vivo no funcionan) y saqué ene videos... y bueno, igual pastel de mi parte, pero me quedé sin memoria para el final.

Esa pareja que ven a la derecha, escondidos detrás del escenario, nos cagaron gran parte de la noche. Cuti Aste en los teclados... que tipo más SECO.

Subiría los videos al blog, pero se ven remal (había poca luz) y la calidad no apaña mucho. Ya bueno, pero uno solo.. y está cortado :P

video
El Frío Misterio, de lo mejorcito que tiene Cabezas

Así que eso, estuvo muy buena la velada, salvo por varios detalles que hicieron que de "Perfecta, una experiencia que atesoraré por el resto de mi vida" pasara a "Puta que lo pasé bien anoche"
  1. No podis partir tocando 3 horas tarde, esa wea es un insulto.
  2. Que onda la cantidad de humo de cigarro, me dolian hasta los ojos
  3. Harto caro el lugar, 4 lucas la entrada y los tragos pa que hablar
  4. No había Silvio Paredes... jajaja, ese es un bonus
Como comentario final, y fue algo que surgió mientras caminábamos a la vuelta: Carlos Cabezas (CaCa para los amigos) y su música es una de las cosas más chilenas que se puede encontrar en la escena actual.

3 comentarios:

beatroz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
beatroz dijo...

ese señor se parece un poco al vocalista de los queens of the stone age...

pd: borré el comentario anterior porque tenia muchas faltas de ortografía y ni yo me soporté.

Pablo dijo...

oye, Francisca no es mi polola, es mi señora