17 de octubre de 2007

Esas coincidencias de la vida...


Es posible que esta entrada suene harto mamona, pero pta, a veces las cosas son como suenan no más. Esta no es una historia, es un caso, porque me pasó a mi.

Resulta que a mi me encanta ver el cielo de noche, esperando que aparezca la nave nodriza y me lleve de vuelta a donde pertenezco. Ok, no tanto, pero me gusta ver el cielo de noche en la espera de ver algo fuera de lo cotidiano (que a todo esto, en Santiago con cuea se puede ver Venus)

Que sorpresa más grata me lleve cuando digo: "Mira para allá", quiero apuntar a la cámara (que sacó la foto que están viendo), y de la nada, una estrella fugaz.

Y con eso, se rompió la "maldición" que sentía que tenía encima y cada vez me siento mejor con esto =)

2 comentarios:

george dijo...

que suerte ver algo asi en stgo, aca en la costa son mas comunes y mejor aún ver como las estrellas fugases terminan en el mar.

busco apoyo para ser mister blogger opcion 15 george y clorencia http://misterblogger2007.blogspot.com/

muchas gracias y ojala llegue la nave que tanto esperas.

mix dijo...

Bueno si yo veo una nave correría donde mi papá y mi hno. para decirles que nuestro sueño recurrente es una realidad.
Y tb. pensaría mucho en Tom Cruise...