26 de agosto de 2007

Cantata Santa María de Iquique

Ayer fui con la Nacha y mi familia a ver esta obra interpretada por Quilapayún en el Teatro Caupolicán.

Hace tiempo que tenía pensado hacer un artículo sobre recintos de recitales y sus pros y contras; y ahora puedo dejar de decir "nunca he ido al Caupolicán". No voy a comentar sobre el lugar en esta ocasión, ya que se viene mi 'Crítica de Recitales' a futuro.

El concierto estuvo súper bueno, partieron con canciones de Quilapayún viejas y nuevas; algo que me gustó muchísimo, fue el ambiente de fiesta y buen humor que se vivía arriba del escenario, realmente se notó que lo estaban pasando bien. Eso contrasta mucho con la imagen seria y grave que siempre proyectan (sobretodo vestidos enteros de negro). La 2da mitad fue la Cantana, con la orquesta juvenil de Talca y Curanilahue (creo que eran de ahí) y con Jorge Gajardo como el narrador (que a todo esto, lo hizo de pelos). En la cantata, se pusieron bien serios, y no es para menos, el tema no es como para estar riéndose arriba del escenario :P

El único problema fue el sonido, que a ratos guatió y hubo uno que otro cuete y acople; un poroto negro pal sonidista.

Y como nota al margen, no soy comunista, tampoco creo ser rosado. Sé que el grupo fue una de las caras del partido comunista y todo el cuento, sin embargo, yo creo que con la buena música, por muy político que sea el mensaje, ese tipo de cosas no deberían importar tanto.

3 comentarios:

Alejandra dijo...

Cierto eso que dices, la música va más allá de la tendencia política.
Me pasa con grupos como Quilapayún que reconozco que son buenos, pero no me gustan. Los respeto, pero no están entre mis favoritos. Saludos.

un dinosaurio dijo...

la nacha po'
seca.
hasta el pan con caca es rico si esta la nacha al lado.

ajaja un beso.
te quiero montones montones i veamonos más porque asi yo te quiero más.

i.

Boba Lopez dijo...

ahh si!
a mi me encantan (L)
saludos chiscake