6 de enero de 2007


Imaginen mi sorpresa, cuando me devolvia de la casa de Pablo con un bolso cargado de weas (entre ellos, y no pregunten por qué, una lámpara), y cuando voy llegando a Isidora Goyenechea con Vitacura, veo la calle cerrada y escucho música electrónica: De pronto me pegó como un rayo, ¡PECES! Teatro a mil en la calle... de pronto mi vi mayor desafío en mucho tiempo en estas vacaciones híper flojas:

¿Cómo llego a mi casa?

Jajaja, sí, igual estoy exagerando un poco, pero dadas las condiciones de mi bolso, maniobrar entre TANTA persona caminando por todas partes era un tanto difícil... además de ser el único pelotuo que iba en dirección contraria... mientras todos seguían a los peces y bailaban felices de la vida, yo iba con cara de amargado, con un bolso de 20 kilos a cuestas y con ganas de ir al baño xD

Pero igual fue entrete, este son el tipo de cosas que le dan sabor a la vida y además sirven para actualizar el blog

ChF.-

4 comentarios:

FRO dijo...

Yo sabía que los peces se iban a tomar las calles y el poder alguna vez....lo intuía cuando terminé el ramo de acuicultura y su posterior hijo: ictiopatologia....
están re locos esos bichos

mix dijo...

ah es que eso siempre pasa cuando uno quiere ir al baño. A mí me pasó en el colegio que llegué a mi casa y había un andamio afuera, un andamio!!!

Sole dijo...

Siempre me gustó leer lo que escribías en tu difunto fotolog y ahora espero que continúe la saga en este nuevo blog.

Suerte en tu práctica y ojalá que te encuentres con cientos de ovejas!

Akane* dijo...

jiji, yo pasé por ahi cuando ya habia acabado todo, y pensé qué habrá pasado, por qué hay estos peces gigantes?

Ahora lo sé :P